ALÓ (es) | Salarios irrisorios y un IPC “normal”

En el post de la semana pasada llamado “Nos obligan a adquirir por encima de nuestras posibilidades“, examinaba que la introducción de la moneda única, el euro, no es la principal causa de que en España los precios nos parezcan abusivos. De hecho, encontraba en el paupérrimo incremento del salario básico que hemos presenciado en los últimos 15 años la razón principal de esa sensación tan extendida. 

Otro de los mitos erróneos es el, supuestamente, desorbitado incremento de los precios (IPC). Sin embargo, tal y como muestra el INE en las dos tablas de abajo, comparativamente, los precios subieron muchísimo más durante los 15 años previos a la introducción del euro que durante los 15 años posteriores. 

IPC general y por grupos COICOP 2002 – 2015 ¦ base 2011

download

IPC general 1987 – 2001 ¦ base 2011

ipc

Mientras que durante la serie 1987 – 2001, el incremento del Índice General Nacional fue del 86’4%, entre los años 2002 – 2015, el mismo indicador, experimentó una subida de apenas un 25%. Para hacer una comparación por grupos COICOP, tenemos que limitarnos a los datos disponibles desde 1993, ya que el INE no guarda históricos anteriores a esa fecha. 

IPC por grupos COICOP 1993 – 2001 ¦ base 2011

ipc

Con los datos arriba expuestos podemos ver que, por ejemplo, el incremento del IPC en el grupo de “alimentos y bebidas no alcohólicas” fue parejo en ambas series; entorno al 28%. Los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco subieron más durante los años inmediatamente anteriores a la introducción del euro. Sin embargo, la vivienda experimentó un incremento mucho mayor durante los primero años de vida de la nueva moneda. 

Entonces, ¿es el Euro el motivo de nuestro decreciente poder adquisitivo, o son nuestros irrisorios salarios?

Advertisements

ALÓ (es) | Nos obligan a adquirir por encima de nuestras posibilidades

15 años después de la entrada en vigor del euro, mucha gente sigue creyendo firmemente que la nueva divisa común trajo consigo un aumento desorbitado de los precios. En realidad, el problema no ha sido la moneda única, sino el poder adquisitivo de los españoles, que se ha visto mermado considerablemente en los últimos años. Con salarios que no suben, una moneda fuerte, y un constante – y normal – incremento del IPC, nos están obligando a consumir por encima de nuestras posibilidades. 

Como muestra la tabla de abajo, recogida en la web del INE, la subida del salario mínimo interprofesional ha sido paupérrima en la serie 2002-2016. Antes de la llegada del euro, por ejemplo, durante la serie 1987-2002, podemos encontrar incrementos anuales de hasta el 7%. Lejos queda las subida del 12’5% del salario mínimo que se produjo en 1981. Tan lejos que, en los años 2012 y 2014, el incremento salarial fue del 0%. ¡Toma ya!

smi1-page-001